Cuando se cumplen 8 días desde que varios jóvenes guajiros se declararan en huelga de hambre en el parque Simón Bolívar de Riohacha, exigiendo soluciones por parte del gobierno nacional, la Asamblea Departamental de La Guajira anuncia la creación de una comisión accidental con en objetivo de hacerle seguimiento a las peticiones que los jóvenes huelguistas.

«Estamos poniéndonos a disposición de este grupo de jóvenes que hoy han tenido a bien unir sus fuerzas para levantar en una sola voz sus luchas y peticiones al Gobierno Nacional. Por lo anterior hemos propuesto ser garantes en cada uno de los procesos que surjan», manifestó la diputada Oriana Zambrano.

El objetivo de la huelga es hacer un llamado al Gobierno Nacional para que convoque un diálogo donde se discutan aspectos relacionados con la crisis social que históricamente aqueja a La Guajira. El pliego de peticiones involucra soluciones reales ante problemáticas como la calidad educativa, el desempleo juvenil, infraestructura hospitalaria, calidad de servicios públicos, cobertura de acueducto y alcantarillado, seguridad alimentaria y desnutrición en comunidades indígenas.

Para el presidente de la Asamblea Departamental de La Guajira, Luis José Brito, es fundamental que «se brinde todo el apoyo y respaldo a este pliego de peticiones que este grupo de jóvenes valientes realizan para beneficio de todo un departamento. Desde la Asamblea Departamental vamos a crear una comisión accidental para que esta se encargue de hacerle estricto control y seguimiento a cada suceso que ocurra con respecto a la huelga», sostuvo.

Dicha huelga de hambre dio inicio el pasado 1 de julio, fecha en que se celebraba el cumpleaños número 56 de vida político administrativa del departamento de La Guajira, y precisamente en la que fue destituido el gobernador electo para el período 2020-2023, Nemesio Roys Garzón. Esta situación acrecienta más la problemática de ingobernabilidad que afecta al departamento hace más de una década y que lo ha arrastrado a la miseria.

Los jóvenes expresan que están cansados de la situación del departamento, del hambre extrema, de la pobreza monetaria, de la falta de empleo y oportunidades, de la falta de agua potable, de la crisis hospitalaria, de la desigualdad y principalmente de la corrupción que deja sin recursos a un pueblo que ha sido saqueado por años.

Finalmente, la mesa de diálogo seguirá abierta para que el equipo negociador delegado por el Gobierno se siente con los jóvenes a discutir sobre la falta de garantías para el cumplimiento de los derechos funda-mentales de los guajiros: la vida, la educación y la salud