El escaso control del covid-19 en el municipio de Manaure, especialmente en la comunidad Shiruria, ha sido lento, y ahora una nueva virosis está afectando a niños y adultos. Las comunidades indígenas Wayuu están alarmadas ya que hay varios casos entre ellos 15 personas.

Los nuevos casos que se reportan a causa de los síntomas de vómito y diarrea, ha generado perdida de peso y se prevé que vaya a llegar a desnutrición severa.

Hasta el momento el municipio de Manaure no ha sacado un informe referente a esta situación ya que desconocen que existan personas afectadas. En ese sentido, el presidente de la junta de acción comunal de Shiruria, Claudio Epieyu Henríquez, manifestó que esta situación se encuentra en averiguaciones en la clínica de Talapuin, hasta donde fueron enviados unos paciente wayuu de escasos recursos económicos y que padecen los síntomas mencionados.

Desde esta localidad al norte extremo de Manaure, la comunidad solicita una intervención médica de inmediato para precisar la información y determinar cuál es la afectación y probabilidad de dónde y cómo se infecta la persona con esta virosis. «Estamos averiguando a ver de qué viene esta nueva sintomatología que está llegando a la comunidad Wayuu de Shiruria. Incluso mis hijos y yo estamos afectados por el virus pero ya estamos siendo tratados y controla-dos», expresó.

Sin embargo, el líder indígena se mostró preocupado por aquellas comunidades donde las familias no tienen recursos para un suero. Y los dejan morir por no ir a un hospital. «Esa es la triste realidad, hacemos el llamado para que la secretaría de Salud tome cartas sobre el asunto y los agentes del PIC rastreen esta enfermedad que hoy es un virus que está atacando a muchas personas de la zona rural de nuestro municipio», precisó Epieyu Henríquez.

Finalmente, se conoció que los habitantes de la comunidad Shiruria que padecen los síntomas, como pueden llegan hasta los centros asistenciales del municipio y han comenzado a recibir atención médica, pero de igual manera sigue siendo una problemática alarmante aún en medio de una pandemia llamada covid-19.