«Como uno de los canales más importantes para llevar un mensaje de confianza a los territorios en el proceso de inmunización del país contra el COVID-19», así definió el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, el apoyo recibido por las Iglesia Católica de Colombia en el marco de la socialización realizada a la Conferencia Episcopal de Colombia del Plan Nacional de Vacunación.

En este encuentro, que contó con la presencia del presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Óscar Urbina Ortega, obispos, directores, delegados y agentes de las pastorales sociales y de la salud, Ruiz Gómez agradeció además a las comunidades religiosas el apoyo y el esfuerzo que han dado al Gobierno Nacional por el compromiso y responsabilidad frente a lo que implica este reto para el país.

«La vacuna no solo significa protegerme, protejo a toda la comunidad y a los que conviven conmigo, por eso, el apoyo y el acompañamiento que tengamos de los sacerdotes de Colombia para lograr este esfuerzo es muy importante» agregó el jefe de la cartera de la Salud.

Durante la exposición detallada del plan se recalcó en la importancia de aquellas diócesis que se encuentran en las poblaciones más retiradas de las zonas urbanas para que desde ahí se apoye a los entes territoriales en la administración de los biológicos a la población priorizada.

El presidente de la Conferencia Óscar Urbina, resaltó el trabajo concienzudo y riguroso del Ministerio en la planeación de esta ruta de vacunación y aseguró que la Iglesia Católica de Colombia estará «presta para soportar cada uno de los lineamientos determinados y ser emisores de este mensaje en los territorios».

Esta socialización se suma a las catorce que ya la cartera de la Salud ha impartido a secretarías de Salud, entes de control como la Procuraduría General de la Nación y Defensoría del Pueblo; EPS e IPS, entre otros, con un alcance de 17.579 personas.