Un llamado a la solidaridad hizo el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez frente al derecho que tiene la sociedad a la vacunación en el marco de lo que se ha definido en el Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19, precisando que el derecho individual no se agota en el individuo, sino que se expande a toda la población.

«En un caso como el de la vacunación, aunque esta se hace sobre el individuo, el beneficio está es en la comunidad, en la cual se genera la inmunidad de rebaño. Porque al vacunar a un grupo importante, se reduce el riesgo para todos los demás», explicó Ruiz Gómez.

Por lo tanto, la vacunación no es solamente un acto individual de vacunarse, sino es toda una política de salud colectiva. A esto se une el hecho de que en el mundo entero la disponibilidad de vacunas no es completa, es decir, ningún país en el actual momento tiene todas las vacunas que requeriría para su población y eso no va a suceder a lo largo del año.

Al respecto indicó Ruiz, «Colombia como los demás países va a tener una llegada gradual de vacunas, eso nos obliga necesariamente a establecer prioridades, a priorizar las poblaciones y en el caso del Plan Nacional de Vacunación la prioridad central es reducir la mortalidad».

Es por ello por lo que reconociendo que las personas que tienen mayor riesgo de mortalidad son los mayores de 60 años, los que tienen comorbilidades, los trabajadores de la salud y todos aquellos que tienen actividades que tienen un alto riesgo, se ha definido que ellos sean el primer grupo para inmunizar.

«La evidencia indica que el riesgo de morir de los mayores de 80 años es hasta 600 veces mayor sobre las personas de 15 a 25 años, esto implica que, bajo el principio de solidaridad, los colombianos debemos respetar que hay personas que tienen mayor riesgo y que se deben vacunar antes que los otros», sostuvo el ministro, añadiendo que si una persona de 20 años busca anticiparse a las personas mayores, va generar un efecto negativo.

Añadió que si bien «es imposible esperar un acuerdo universal sobre un asunto tan complejo como lo es la priorización. Debemos buscar un acuerdo sobre lo esencial, sobre los principios y finalidades que como país debemos aceptar y perseguir para superar esta difícil situación».

Justicia y equidad

Este llamado lo hizo el ministro luego que el sistema judicial ya ha recibido siete notificaciones de tutela relacionadas con vacunas. «Está la que interpuso un ciudadano ante el juez cuarto de familia de Cali, en la que solicitó la protección de los derechos a la vida y pidió que el Ministerio de Salud, lo vacunara de manera inmediata a él y su entorno familiar independiente de la edad y riesgo», reveló Ruiz.

Adicionalmente el demandante solicitaba la vacuna con dos biológicos específicos. «Frente a eso la decisión del juez, luego de analizados los argumentos de defensa presentados por el Gobierno Nacional, decidió denegar el amparo bajo los principios de que ordenar la aplicación de determinadas vacunas al accionante y su núcleo familiar, sería vulnerar el derecho a la igualdad del resto de la población colombiana», indicó el jefe de la cartera de Salud.

Lo más importante, según indicó el ministro, es que de acuerdo con lo que estableció el juez, es que si lo que se pretende es la protección de los derechos colectivos, no es la tutela la acción que corresponde sino son otro tipo de acciones.

 «Esa tutela nos recuerda la razón de los principios, lo que los colombianos debemos entender y respetar, y la decisión de un juez que, actuando en términos de justicia y equidad, respeta el Plan Nacional de Vacunación», concluyó.