Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud y Protección Social, durante el Puesto de Mando Extraordinario (PMU) entregó recomendaciones al sector salud frente a la presencia de la variante Ómicron y el incremento de contagios que se están registrando en los últimos días en el país.

«En varias ciudades evidenciamos el crecimiento, como en Bogotá, Cali, Medellín y también en Barranquilla», aseguró el ministro.

Por ello, destacó que es fundamental tener este PMU, dado que la variante tiene características particulares que hace que se enfrente con decisión la aplicación de los protocolos de atención, que permitan enfrentar con éxito el tema.

Recordó que Ómicron es de cinco a 10 veces más contagiosa y que la evidencia sugerente indica que tiene menor severidad, lo cual llevaría a un muy alto y rápido contagio a nivel nacional.

«Tendríamos un aumento muy rápido con un crecimiento explosivo en la demanda de servicios, también con una reducción muy baja, teniendo en cuenta que hay menor uso de UCI y menor tasa de fallecidos», aseguró Ruiz Gómez.

Por otra parte, señaló que el desafío está ante la época de mayores interacciones del año. «Tendremos mayor circulación de personas, eventos en espacios abiertos y cerrados, con una circulación importante de la variante y unos niveles de contagio bastante altos», agregó.

Frente a eso, el llamado es tener en cuenta las características del virus, que tiene un periodo de incubación menor y tiene una rapidez mucho mayor para contagiar la célula, por esa razón el virus tiene un espacio menor en el periodo de incubación y más rápidamente la persona puede contagiar, por lo tanto, un mayor número de personas termina infectado.

«En esas condiciones, la rapidez del diagnóstico es muy importante; la prueba PCR debe aplicarse de la manera más rápida posible», recomendó el ministro.

Asimismo, señaló que los niveles de virus, cuando se da el contagio, son bastante menores que los de otras variantes y por esa razón se puede tener un número importante de falsos negativos, «por lo cual los cuadros gripales hay que tratarlos de entrada que sean de variable Ómicron y llevar a la persona a su aislamiento».

Relató también que en otros países ha visto gran afectación de los trabajadores de salud, no tanto por cuadros severos, sino por cuadros incapacitantes, que los sacan de circulación de los servicios, por lo tanto es muy importante la organización dentro de las instituciones y también un énfasis en el uso del tapabocas.

«Un llamado a Fasecolda para la dotación del recurso humano, porque el riesgo más importante en términos de contagio es para el personal de salud», recomendó Ruiz Gómez.

Detalló también que las personas vacunadas pueden contagiar y, si bien no tienen cuadros severos, transmiten la enfermedad, por lo tanto el aislamiento es muy importante.

«A niveles de secretarías de Salud, debemos ser muy fuertes en mantener la obligación del uso del tapabocas en las ciudades», advirtió el jefe de la cartera de Salud.

De igual manera, el ministro insistió en hacer énfasis especial en la vacunación de mayores de 50 años, que tienen el mayor riesgo de fallecimiento.

Ruiz Gómez también recomendó fortalecer la vacunación, mantener los puestos de vacunación abiertos y recordó que las personas se pueden vacunar en cualquier ciudad del país en la que se encuentren.

«La comunicación asertiva nos permitirá tener alguna población con mayor apropiación de los problemas que puede generar Ómicron», aseguró el ministro, quien también destacó que es importante mantener capacidad de pruebas de diagnóstico, tanto de antígenos como de PCR, «prioridad inicialmente pensar en antígenos y si el resultado da negativo en persona sintomática, aplicar PCR».