Los niños y niñas migrantes desescolarizados, también tienen un espacio en la Casa Lúdica de Riohacha. En pro de la integración, la Secretaría de Desarrollo Social en articulación con la Universidad de La Guajira, lideran un proceso de formación para garantizar el derecho a la educación de estos menores que no han podido ingresar al sistema formal por el nivel de conocimientos, documentación o extra tiempos en los trámites.

«La articulación oportuna de las instituciones en el territorio, nos ha permitido entregar bienestar a niños migrantes, en esta oportunidad con la intervención de las estudiantes de licenciatura en educación infantil de la Universidad de La Guajira nos están ayudando a brindar atención integral a estos pequeños en espacios seguros”, señaló Olga Manjarrez, secretaria de desarrollo social.

Esta iniciativa ha permitido el fortalecimiento de las competencias cognitivas, comunicativas, lúdicas, deportivas y en valores, mientras se logra superar las barreras que impiden que los niños ingresen a los establecimientos educativos oficiales del Distrito.

Los padres de familia que se benefician de esta estrategia se mostraron agradecidos por la oportunidad que desde la institucionalidad se les ha brindado a sus hijos, teniendo en cuenta los avances notorios en los procesos de formación.

«Todavía no le he encontrado el cupo a la niña, mientras aquí me han ayudado mucho, es un lugar seguro la niña no sabía nada, la tenía atrasada y ahora se sabe las letras y las vocales gracias a las maestras. Estoy muy agradecida”, manifestó Ninfa Villalobos.

Es así que gracias a los esfuerzos de la Administración Distrital se logra una convergencia de profesionales en sectores sociales, para reducir los lugares y actividades de ocio para los niños y niñas, evitando contaminación social de su entorno que debe ser sano y seguro para el desarrollo de su personalidad desde la garantía de sus derechos.