Puede irse de nuevo, si prospera una impugnación a la tutela que lo reintegró al cargo.

La presidenta de la Sección Quinta del Consejo de Estado, Rocío Araújo Oñate, solicitó la impugnación del fallo de tutela que devolvió a Nemesio Roys Garzón a la Gobernación de La Guajira.

«Se solicita que la Sala Plena Contenciosa Administrativa avoque, falle y revoque el fallo del 9 de septiembre de 2021 de la Sección Segunda, Subsección A del Consejo de Estado, para en su lugar negar la acción de tutela interpuesta», dice en la solicitud de impugnación.

La Sección Quinta del Consejo de Estado argumenta su posición afirmando que «el criterio de la Corte Constitucional, parámetro de autoridad, coincide con el criterio de la Sección Quinta, pues dicha Sección en el caso de la referencia, no solo hizo uso de la interpretación propia que le corresponde como Juez Electoral, sino que aplicó de manera directa tanto la Constitución como la Ley Estatutaria 1475 de 2011».

Es de recordar que el mandatario local, Nemesio Roys, había vuelto a su cargo la semana pasada tras un fallo de tutela que amparó sus derechos fundamentales al debido proceso, igualdad y acceso a la administración de justicia, así como del principio de confianza legítima.

La tutela en cuestión fue impetrada por Nemesio Roys Garzón a través de su apoderado, en contra de la Sección Quinta del Consejo de Estado, por la presunta vulneración de los derechos fundamentales a la administración de justicia, al debido proceso y a la igualdad, con ocasión de la expedición de la providencia del 1° de julio de 2021 en donde se declaró nulo su acto de elección como gobernador de La Guajira, por presunta doble militancia.
Para el experto en la materia, Guido Illidge Cardona, «este enrevesado capítulo terminará en manos de la Corte Constitucional, que seleccionará el expediente de tutela para proferir sentencia en sede de revisión».

En el caso que rodea la situación de Roys Garzón, las sentencias proferidas tanto por la Sección Quinta como por la Sección Segunda – Subsección “A” del Consejo de Estado han sido objeto de salvamento de voto por parte de algunos de los magistrados que integran sus salas.