Por Rubens Magdaniel Pavon

En el gobierno de Jorge Pérez Bernier, se gestó el proyecto ‘Infraestructura Turística’, que contemplaba:

1-El parque lineal de la Laguna; 2- El Camellón de La marina; 3- El Callejón de los Capuchinos; 4- El parque lineal del Riito; 5- Monumento Identidad.
6- Monumento Génesis; 7- Monumento Waleker; 8- Monumento homenaje al Negro Robles; 9- Monumento Cardón Guajiro; 10- Monumento Wayuu Tocando Kasha y 11- Monumento Homenaje a Luis Alejandro López ‘Papayí’.

¡Ahí están! El proyecto se concretó superando la etapa de los impresionantes y prometedores renders, se construyeron hace 12 años y en honor a la verdad son hoy por hoy un valioso aporte a nuestra realidad «turística-Cultural-urbana», son el único mobiliario urbano a mostrar.
Resulta vergonzoso que después de entregados estos proyectos, han pasado 16 gobernadores, 14 alcaldes Distritales y ninguno, (léase bien): Ninguno se dignó a recibir formalmente «el parque lineal de la laguna salada» por último, terminó en manos de la indigencia, los jíbaros y los drogadictos, paulatinamente y ante la mirada cómplice de la alcaldía y la gobernación se llevaron la madera, los reflectores, las redes eléctricas, las ventanas, los sanitarios, en fin…¡que desastre y que ausencia de sentido de pertenencia por lo nuestro!

O un emprendedor como Juan Carlos Suaza Movil los revitalizaría, al final una millonaria inversión navegó en el espeso mar de la desidia la ignominia y la precariedad.

En conversaciones con José Ramiro Bermúdez, nuestro burgo-maestre actual, proyecta volverlos a instalar adjudicándolos a una fundación que se comprometa con su sostenibilidad y funcionamiento, eso esperamos con avidez los amantes del desarrollo y el avance, y que por fin estos kioscos encuentren un padrino cumplidor de sus deberes.