El objetivo es proteger a las multinacionales de energía eólica. Ya se instalaron 2 batallones y vendrán más bases militares y estaciones de Policía. Así lo anunció el ministro de Defensa desde Uribia.

El Ministro de Defensa, Diego Molano, presidió desde la capital indígena de Colombia la realización de la quinta mesa de seguridad con representantes de las empresas que lideran proyectos de generación de energía eólica y solar en la Alta Guajira, desde allí el jefe de la cartera de Defensa advirtió que la Fuerza Pública ya diseñó la estrategia de defensa para la transición energética de Colombia.

«Desde el departamento de La Guajira, las Fuerzas Militares y de Policía ya pusieron en ejecución el Plan de Seguridad y Protección a la transición energética. Se ha diseñado un ejercicio para proteger durante los próximos 30 años los parques eólicos y solares», advirtió el Ministro Diego Molano.

Según las autoridades, esta estrategia anunciada por el Gobierno Nacional cuenta con tres frentes de trabajo. 
El primero de ellos tiene que ver con la custodia y protección a las vías por dónde se trasladarán los materiales e insumos para la construcción de los parques eólicos y solares que entrarán en operación durante los próximos años. 

El segundo frente de trabajo se refiere al trabajo coordinado y articulado para que durante el tiempo de construcción de dichos proyectos de infraestructura crítica, se den las garantías de seguridad tanto para la comunidad cómo para el personal que labora con las compañías encargadas de esta transición energética del país.

Y en tercer lugar, se encuentra el frente de trabajo encargado de la construcción e implementación de nuevas y futuras capacidades de comunicación y vigilancia remota, a fin de realizar un seguimiento de seguridad en toda la extensión de La Guajira y su área fronteriza con el vecino país.

El Mayor General, Gerardo Melo Barrera, Comandante de la Primera División del Ejército Nacional, aseguró que actualmente el área de influencia de las empresas que están construyendo los primeros proyectos para la transición energética del país, ya cuentan con el acompañamiento en seguridad brindado por 3 batallones, los cuales cumplen con tareas relacionadas con él control de frontera, el control extensa de área y la protección de activos estratégicos de la Nación.

Los dispositivos y las capacidades con las que cuenta la Fuerza Pública están al servicio de la ruta que emprendió Colombia con el propósito de convertirse en un país carbono-neutral para el año 2050, protegiendo así la biodiversidad y la naturaleza.
Se espera que, con la llegada de esta inversión para la generación de energías renovables no convencionales a esta zona del país, a futuro se construyan más bases militares y comandos de policía en la Alta Guajira, a fin de facilitar la protección y seguridad de la infraestructura que mejorará la matriz energética del país.

Los proyectos de generación de energía eólica y solar que se vienen construyendo en La Guajira, son de interés nacional y de carácter estratégico para el Gobierno, porque gracias a ellos se estima la reducción de 9 millones de toneladas de CO2, con una producción posible de 3.131 megavatios, representada en el 12% de la energía en la matriz de generación nacional.