La Organización Mundial de la Salud –OMS, y la Organización Panamericana de la Salud –OPS, han emitido lineamientos para que los países los consideren en sus planes nacionales de vacunación.

Para esto se generaron, según lo explicó Cuauhtémoc Ruiz-Matus, jefe de la Unidad de Inmunizaciones de la OPS, en Prevención y Acción, lo que se denominó el «marco de valores», los cuales los países integrantes deben llevar al momento de la aplicación de esta vacuna con el fin de generar equidad y oportunidad para todos.

También está un «mapa de ruta», sobre el cual los gobiernos pueden adoptar decisiones de cómo orientar sus programas nacionales para la aplicación de la vacuna contra el covid-19.

«Este mapa se fundamenta principalmente en tres aspectos: el primero es cuál es el comportamiento de la pandemia en cada uno de los países, los grupos de edad más afectados y las áreas más perjudicadas. Este último, se refiere a los lugares donde se presenta la mayor mortalidad e incidencia», declaró Ruiz-Matus.

El segundo componente, dentro de este marco, se refiere al objetivo que deben presentar las naciones para la inmunización de sus pobladores, «es decir, se busca reducir defunciones, proteger los servicios esenciales o se busca a reactivar la economía», aseveró.

El tercero, según argumentó el representante de la organización, es que de acuerdo al tipo de vacuna que se esté usando y a la cantidad de biológicos con que cuenten los Estados, sean ellos quienes prioricen a los primeros grupos para la administración de la misma y estipulen las estrategias para su aplicación.

Asimismo, la OMS y la OPS recomendaron que de acuerdo al comportamiento global que se tiene de la pandemia, se prioricen en primer momento a los trabajadores de la salud que se encuentran en la primera línea de atención y tienen contacto estrecho con portadores de covid-19 y a aquellos grupos en donde se están presentando las mayores tasas de mortalidad, en este caso, en adultos mayores.

«Cada país adapta estas recomendaciones a sus condiciones. En este caso, Colombia ha continuado con estas guías, que se dieron con la participación de los grupos científicos y técnicos», concluyó Ruiz-Matus.