Por Luis Fernando Lobo Barrera

«El agua puede ser la cura inicial para sanar las heridas abiertas de La Guajira.» Este es el mensaje que me queda de nuestro encuentro con la Ministra de Vivienda Catalina Velasco.

Por décadas el estado-nación ha estado de espaldas al progreso de la de La Guajira. La mortalidad infantil es el resultado de la acumulación histórica de los males que han lastimado a nuestro territorio: La corrupción, el abandono sistemático, la discriminación étnica y cultural, el centralismo y las políticas sin enfoque territorial. Son algunas de las causas que han impedido nuestro desarrollo. Traer consignó la solución definitiva del acceso, disponibilidad y calidad del agua, es el reto más importante del nuevo gobierno para con La Guajira. El diálogo con la Ministra en nombre del Gobierno del presidente Petro me permite afirmar que para la solución del problema del agua se implementará un nuevo modelo. Se pondrá en el centro la participación profunda y el diálogo genuino con las comunidades, para garantizar la solución del agua desde la concertación. Se priorizará el análisis científico y técnico del más alto nivel, para establecer con base en todas nuestras fuentes hídricas una solución de opciones múltiples al acceso del agua. La solución del agua se planteará de forma estructural y progresiva, lo que implica la participación de la sociedad civil y de las instituciones del Estado durante todas las fases del proceso y en el tiempo que se establezca. Priorizando los principios de transparencia y eficacia. También se priorizará la formalización de los asentamientos humanos, títulos y escrituras de la vivienda popular. Tenemos que trabajar para que el fantasma de los desalojos no persiga a las familias más vulnerables. Garantizando también los derechos de los dueños de los predios. Y por último se dará acompañamiento para garantizar el cumplimiento de medidas afirmativas para los Recicladores de oficio como sujetos de especial protección.